jueves, 23 de junio de 2016

Samurais

Cazadores de cabezas


Reinas guerreras


Cementerio de guerreros



Samurai, documental del Canal Historia


Musashi 1: ¡Soy fuerte!


Ancient Discoveries

Apocalipsis neanderthal

https://www.youtube.com/watch?v=exAp_bdT0Qs

Murieron con las botas puestas

Murieron con las botas puestas

https://www.youtube.com/watch?v=Y-WkKFeWLvU

https://www.youtube.com/watch?v=fucjJoO-MKI

https://www.youtube.com/watch?v=FKKiZSkAtb4

El sargento negro (1960)
Fort Apache El sueño americano


Distrito Apache Paul Newman

Lingüística europea









Demografía





material HIstoria del Mundo Contemporáneo

 dATOS PARA EL TEXTO SACADOS DE MANUALES HISTORIA MODERNA Y CONTEMPORANEA EXCEPTO DATOS CHINA E INDIA SACADOS DE POPULSTAT.INFO

La demografía en la Edad Moderna

La demografía es el estudio de la población, su cantidad y características. Durante la Edad Moderna (del siglo XVI al siglo XVIII) la cantidad de habitantes de un país estaba en relación directa con su riqueza y poder, pues en una sociedad anterior a la mecanización mucha población era mucha mano de obra disponible y mucha riqueza.
Antes del siglo XVIII toda la Humanidad se ajustaba al régimen demográfico antiguo caracterizado por una natalidad y una mortalidad elevadas.
Aunque la nobleza y la realeza solían realizar matrimonios tempranos, la mayoría de la población se casaba a los 25 o 30 años. Esto se debía a la existencia de la familia extensa. El trabajo (agrícola y artesanal) era tarea de la comunidad familiar formada por decenas de personas que incluía padres, hijos, abuelos, tíos, primos, yernos, nueras. Así que la edad en que alguien se independizaba de su familia para crear una propia solía ser elevada.
Aunque el matrimonio era tardío la experiencia solía repetirse pues eran comunes las viudas y, sobre todo, los viudos.
La fecundidad femenina se extendía desde los 25 hasta los 45 años aunque una mujer no podía dar a luz más de siete u ocho veces, a causa de la prolongación de la lactancia. Por ello la media de hijos nacidos por familia era de cuatro o cinco, aunque solo dos o tres alcanzaban la edad del matrimonio. De todos modos, a causa de la elevada natalidad, la mitad de la población eran menores de 18 años.
De cada cien niños nacidos el mismo año, 25 no cumplían un año, otros 25 morían antes de los 20 y sólo la mitad superaban esa edad. A causa de lo anterior la esperanza de vida al nacer era de 20 o 25 años. Un hombre o una mujer a los 45 o 50 años eran viejos.


 
Las causas de una mortalidad tan elevada eran una alimentación insuficiente, una higiene escasa y la presencia de todo tipo de enfermedades.
La población solía crecer con rapidez año a año hasta que se producía una crisis de subsistencia o estallaba una epidemia y aquella se hundía bruscamente.

En el siglo XVIII en Inglaterra y alguna otra región se produce la llamada transición demográfica, es decir el paso del régimen demográfico antiguo al régimen demogáfico moderno.
La esperanza de vida al nacer alcanza los 30 años, 40 para los burgueses, y aún más para las minorías dirigentes.
En el siglo XVIII en Europa la natalidad continuó siendo muy elevada pero empezó a descender la mortalidad. Esto último se debió a una mejora en la alimentación, lo que redujo las crisis de subsistencia ylas epidemias. La dieta de los europeos mejoró gracias a la introducción de las plantas americanas: la patata en Inglaterra, los estados alemanesi y Francia, y el maíz en España y los estados italianos.

La población creció en el siglo XVIII en Europa de 120 a 187 millones de habitantes, siendo los europeos un tercio de los habitantes del planeta. Aunque la mitad de la Humanidad vivía en China (295 millones de habitantes en 1800) e India (255 millones).

El crecimiento demográfico en el siglo XVIII aumentó la población europea e hizo necesario buscar soluciones para alimentar y ocupar a esas personas: se pusieron en cultivo nuevas tierras, se intensificó la emigración hacia América, se produjo éxodo rural, una parte de la mano de obra excedente se integró en el domestic system (en Bohemia -actual República Checa- 200.000 personas hilaban lino en sus casas).
Algunos ejemplos del crecimiento demográfico en el siglo XVIII (1701-1800) son Inglaterra, que pasó de 5'5 a 9 millones de habitantes, los estados italianos, que pasaron de 11'5 a 18, o Francia que pasó de 19 a 26.
iHablamos de estados alemanes y de estados italianos para el siglo XVIII porque, aunque existían los idiomas y culturas alemanes e italianos, no existían ambos países ya que su territorio estaba repartido entre decenas de estados.

población actual europa y países, ver densidad población desiertos-bandoleros

 

 Estadísticas enlaces

http://pitt.libguides.com/c.php?g=12439&p=66002

http://pitt.libguides.com/c.php?g=12439&p=66002

http://www.populstat.info/

 http://ocw.unican.es/ciencias-sociales-y-juridicas/historia-social/practicas-1/p1/evolucion-de-la-poblacion-en-europa

 http://www.clionomia.com/recursos-de-aprendizaje/demograf%C3%ADa/poblaci%C3%B3n-europea-de-1000-a-2000/

 http://cfacal.webs.uvigo.es/04cuadros.htm

 http://historiadelmediterraneosincomplejos.blogspot.com.es/2013/04/el-norte-de-africa-durante-el-siglo.html

 Santo temor al déficit

Llegan las elecciones y los partidos muestran un gran pavor ante la deuda pública

“Para el creyente, la salvación está en el santo temor de Dios; para todo ministro de Hacienda, la salvación está en el santo temor al déficit”. Corría una tarde de 1905 cuando el ministro de Hacienda y premio Nobel José Echegaray pronunció en el Parlamento esta frase, hoy más viva que cualquiera de sus dramas. Echegaray sintetizó en pocas palabras un corpus arraigado de doctrina económica: los Gobiernos de cualquier rincón del mundo consideraban entonces que el Estado debía ser pequeño, apenas intervenir en la sociedad y nunca gastar más de lo que recaudara.
Una gran depresión y dos guerras mundiales arrinconaron este paradigma, pues Europa occidental comprendió tras ellas que solo reduciendo la desigualdad social cabía reconstruir el continente y deslegitimar las ideologías revolucionarias —o contrarrevolucionarias— que habían llevado a la debacle. Así, la convicción de que el Estado podía mejorar la vida de los ciudadanos se hizo hegemónica en las décadas centrales del XX. Los Gobiernos perdieron aquel temor religioso al déficit e impulsaron un aumento del gasto en educación, sanidad e infraestructuras, destinado a redistribuir las rentas, financiado con crédito e impuestos. Así ocurrió en toda Europa occidental salvo en las dictaduras del sur. Aislada bajo el franquismo, España siguió presa de la fe en el equilibrio presupuestario: el Estado del bienestar no llegó hasta bien avanzada la democracia.
Toda una hazaña pues a esas alturas la revolución conservadora de los ochenta instauraba un nuevo paradigma global, un liberalismo radical, remozado, presto a desmantelar la expansión estatal aún a costa del bienestar ciudadano y ahíto de temor al sacrosanto déficit. Temor que impregna desde final del pasado siglo a las instituciones europeas, resueltas a aplicar a martillazos la ortodoxia presupuestaria.
Y en estas seguimos hoy. Llegan las elecciones y los partidos de la derecha conservadora, el centro liberal y la vieja socialdemocracia, como sus afines en Europa, muestran en sus programas el mismo pavor al déficit que describía Echegaray, mientras la nueva izquierda hace aspavientos de protesta frente al mandato europeo, carentes de credibilidad vista la experiencia de Grecia. Pero quién sabe: si hubo una época —no tan lejana— en que el fervor místico por el equilibrio presupuestario parecía una antigualla, quizás llegue algún día otra racha del mismo signo. Un tiempo secularizado en el que l



Democracia y autocracia

En España, la democracia consolidada es cosa reciente. Pero el orden político, no


Se celebró como el gran triunfo de la democracia: de los 36 Estados democráticos contabilizados en 1974 se había pasado, 20 años después, a 117. Y aún seguía la cuenta cuando alguien advirtió que a medida que aumentaba el número de democracias, crecía también el de Gobiernos elegidos que infringían la Constitución, violaban los derechos de los individuos y las minorías e invadían las funciones del legislativo y del judicial. Autocracias electivas se llamó el nuevo invento; en ellas, tras las grandes expectativas, la corrupción comenzó a campar por sus respetos, con Putin y Chávez en la avanzadilla de estos autócratas elegidos.
En España, la democracia consolidada es cosa reciente. Pero el orden político del que procede, pongamos desde los años cuarenta del siglo XIX, siempre estuvo asentado en redes familiares y clientelares que un profeta, Joaquín Costa, definió como oligarquía y caciquismo. Con eso, la Administración independiente, el imperio de la ley y la rendición de cuentas que caracterizan el buen Gobierno democrático nunca acabaron de instalarse en la médula de nuestro sistema político. Todo lo contrario: desde los años ochenta del siglo pasado, la descentralización del poder, con autonomía de los poderes regionales en todos los espacios en que el dinero se roza con la política, ha acabado por identificar democracia con corrupción del sistema político. De Cataluña a Andalucía, pasando por Madrid o Valencia, no hay poder territorial que se haya librado de las redes de familiares, amigos y clientes.
¿Tiene remedio? Todo, menos la muerte, tiene remedio en la vida. La cuestión es poner manos a la obra. Y entonces la tentación es grande de pensar que lo único que hace falta es una buena escoba que barra a los corruptos, un cirujano de hierro, un poder Ejecutivo fuerte y sin trabas. No bastan las lecciones del pasado: las nuevas generaciones tendrán que aprender también en propia carne que todos los salvapatrias, más aún si son elegidos, acaban por convertirse en los peores focos de corrupción. Control y equilibrio de poderes, Administración autónoma, imperio de la ley, rendición de cuentas: eso es todo; pero qué trabajito y cuánto tiempo nos cuesta entenderlo.

Santos JUliá

Pruebas velocidad lectora

https://www.bing.com/search?q=%22jos%C3%A9%20carlos%20bermejo%22%20%22el%20sonido%20del%20silencio%22&pc=cosp&ptag=C1AE89FD93123&form=CONBDF&conlogo=CT3210127

http://www.elcorreogallego.es/opinion/firmas/ecg/jose-carlos-bermejo-infierno-son-alumnos/idEdicion-2016-06-12/idNoticia-1002042/

OSÉ CARLOS BERMEJO (*)

El cuerpo: una fábula compostelana (II)

10.07.2016 
A- A+

Tras meses de estudios y debates las conclusiones de la Comisión de Expertos fueron las siguientes:
Es fundamental, ante todo, la creación del CONSORCIO SANTIAGO ZOMBIES HOMELAND, dotado de independencia económica y con una amplia estructura administrativa, cuyo lema tendría que ser, si se pretendía lograr el éxito, WELCOME ZOMBIES, un lema que pasaría a figurar en las entradas de la ciudad y sería promocionado internacionalmente por la empresa que ganase el concurso de ideas para crear y explotar el logo a nivel mundial y en todos los formatos posibles.
Ese Consorcio debería tener una estructura orgánica muy dinámica y versátil, que estaría articulada en una serie de ejes estratégicos, que serían los siguientes:
a- Científico tecnológico, a cargo de la USC y el CSIC.
b- Artístico-cultural, a cargo del Concello, el Consello da Cultura Galega y la Consellería de Cultura.
c- Económico-político, a cargo de la Xunta y los Ministerios de Fomento, Economía, Hacienda y Educación.
d- Turístico-gastronómico, que dispondría a su vez de un organismo propio de coordinación de sinergias.
Cada cual debería hacer su trabajo con método y racionalidad y para ello se planificaron una serie de objetivos a conseguir y misiones a realizar, que fueron los siguientes.
Para lograr los objetivos científico-tecnológicos sería misión de la USC captar recursos públicos y privados para crear y financiar el Campus Zombie de excelencia internacional, que podría a su vez integrar rápidamente numerosas universidades europeas y norteamericanas pero dando preferencia a las segundas de ellas, por haber sido pioneras en los estudios zombies. Además, dados sus contactos, los norteamericanos, muy ligados al mundo empresarial y muy prácticos, podrían conseguir la esponsorización, o patrocinio, para el Campus Zombie de excelencia internacional de numerosas cadenas de TV y estudios cinematográficos de Hollywood.
Fueron los filósofos y los teóricos de la literatura, siempre en la vanguardia del pensamiento, los que en Santiago introdujeron el tema zombie en la academia, pero pronto los científicos se dieron cuenta de su posibilidades. Y así tuvieron que reconocer la utilidad de las humanidades, tan denostadas a veces y consideradas poco rentables.
Comenzaron naturalmente a trabajar primero los médicos y biólogos, apasionados en este caso por las posibilidades que podría ofrecer lo que se refiere al estudio de la anatomía, la fisiología y la inmunología zombies. Y ni qué decir tiene que en este caso también habría de corresponderle un papel destacado a los investigadores en genética, responsables del estudio de las leyes de la herencia zombie y de los genes responsables del proceso de "zombificación", hasta legar a ser referentes mundiales en el tema.
Pero no solo ellos, también los químicos estuvieron interesados en los procesos de descomposición, fermentación y conservación de los zombies y pensaron que también ellos podrían desempeñar un papel destacado y merecerían una buena financiación. Tras ellos fueron los bioquímicos y farmacólogos, dispuestos a hallar y patentar nuevas moléculas bala y píldoras mágicas para lograr la curación de numerosas enfermedades.Los zombies podrían ser fundamentales para ello porque no hay gente más sana que los zombies. Si están enfermos desde luego consiguen cronificar sus padecimientos y seguir unas veces conviviendo y otras conmuriendo con ellos, y sea como sea lo que han demostrado es su capacidad de resistir a la muerte.
Pero también los físicos, reyes entre los científicos, llegaron con su láseres, y los matemáticos con sus modelos estadísticos y sus ecuaciones, seguidos de los geólogos y paleontólogos, que podrían documentar la historia zombie en el registro fósil desde el inicio de la vida hasta la actualidad. Todos tendrían algo que aportar en el campo de los estudios interdisciplinares, cuya financiación debería ser considerada, no como un gasto, sino como una inversión cara al futuro.
Gracias a ellos se podría también monopolizar la información editando la primera revista de referencia titulada naturalmente International Journal of Zombie Global Studies, que pasaría a ser así la máxima autoridad científica en este campo.
Pero el conocimiento científico no debe ignorar los valores propios del arte y la cultura, pues es no solo compatible, sino además complementario de ellos y por eso se diseñaron las acciones artístico-culturales.
Todas ellas deberían ser coordinadas desde un centro estratégico y por eso se decidió construir una Zombie City para el arte y el ocio, que sería un conjunto de edificios construidos sobre en un gran terreno fuera de la ciudad y estructuradas en torno al edificio central, Zombie Museum, que contendría el cuerpo del zombie primigenio. Y recogería información, objetos, documentación y obras de arte sobre el mundo zombie en la historia, el arte y la arqueología.
Se pensó que la construcción de los edificios podría relanzar el sector inmobiliario tras su gravísima crisis y mejoraría las comunicaciones de la ciudad a medio plazo, para facilitar el acceso al centro de ocio zombie más grande del mundo, Zombiópolis, para cuyo diseño y explotación se recurriría a crear empresas conjuntas con los empresarios de Las Vegas.
La cultura y el arte zombies sería un objetivo estratégico a conquistar, y para lograrlo se tendrían que realizar de modo continuo a veces, y periódico en otras ocasiones, las siguientes acciones:
a- La realización de congresos periódicos sobre los zombies en todas sus facetas, a los que acudirían los mejores especialistas mundiales en cada tema y que podrían ser financiados por las empresas farmacéuticas, químicas, y por la banca en general.
b- La planificación de exposiciones de historia y cultura zombies, con la posibilidad de favorecer el desarrollo de intervenciones de los más destacados artistas y montar instalaciones de corporalidad zombie, obras de teatro, danza y música zombie alternativa, tanto occidental como étnica.
c- La creación de editoriales y líneas de publicación de todo tipo y en diversas lenguas, pero sin olvidar la promoción preferente del desarrollo de la cultura zombie específicamente gallega, que recogería nuestra identidad y quedaría en manos del Consello da Cultura Galega, como es lógico, pues ha acreditado su capacidad organizativa en este campo.
d- La promoción de la cultura zombie gay y lésbica, esencial debido a la importancia que la corporalidad posee en la cultura zombie y a la fuerte vinculación existente entre el cuerpo y nuestra identidad socialmente construida.
e- La promoción de la interculturalidad zombie en el universo digital y en el mundo físico, intentando atraer científicos, artistas y pensadores zombies de todos los continentes, lo que sería fácil cuando se diesen cuenta de que Santiago sería ya su lugar de encuentro y referencia en el que mejor se podrían encauzar todos los tipos de creaciones intelectuales del universo zombie.

ESTO ES AMÉRICA
Otra semana más nos encontramos consternados por la tragedia del racismo y la violencia en EEUU. En los dos últimos días la muerte de dos ciudadanos afroamericanos a manos de la policía en circunstancias que han despertado todo tipo de inquietudes por la forma en las que tuvieron lugar (“¿hubiese pasado si fuesen blancos?” como preguntaba el gobernador de Minnesota), así como el asesinato de cinco policías en Dallas, que se encontraban vigilando manifestaciones en contra de la violencia policial, por al menos un francotirador, nos muestran una realidad de un país todavía fracturado por la tensión racial y la violencia.
Durante las últimas horas escuchando las reacciones de los políticos y observadores no se cansaban de repetir que “esto no es América”. La realidad, sin embargo, demuestra lo contrario. La violencia y el racismo son todavía desgraciadamente problemas sistémicos y estructurales en este país, y ha sido precisamente el error de minimizarlos y de no afrontarlos de forma valiente y decidida lo que no ha llevado a este circulo vicioso del cual es difícil salir.

El problema tiene dimensiones múltiples. Por una lado económicas: la marginación de un gran porcentaje de la minoría afroamericana que se ve condenada a vivir en guetos y barrios deprimidos, con muy limitadas oportunidades económicas, y con acceso a escuelas marcadas por el fracaso escolar y la violencia. Es fácil (e injusto) culparles a ellos, pero no nos puede sorprender que esta situación les lleve a la desesperación, y a veces a la violencia y al crimen.
Por otro lado legales: hay que reconocer que hay un problema estructural de racismo en el sistema judicial del país. Las cifras son escalofriantes. EE UU tiene el nivel de encarcelamiento más alto del mundo: 500 de cada 100.000 residentes están en la cárcel. Pero la tasa entre los afroamericanos es casi seis veces mayor que la media: 3.074 por cada 100.000 residentes. Los varones afroamericanos entre los 20 y 30 años de edad son particularmente vulnerables con una tasa de encarcelamiento cercana al 40%: es más probable que acaben en la cárcel que trabajando. Sólo en este año han muerto 123 afroamericanos a manos de la policía en EEUU. Estas muertes nos muestran una vez más que hacen falta reformas urgentes para hacer a las fuerzas del orden más profesionales y mejor preparadas para proteger a los ciudadanos, con independencia de su color, como es su deber.
Y hay abundantes datos que muestran racismo en el sistema judicial y policial: desde las tasas de detención de latinos y negros que son mucho más altas que la media (en Nueva York son el 80%); las detenciones por drogas (representan un 37% de los arrestados por este motivo pero un 56% de los que acaban en la cárcel por estos crímenes.); la pobre calidad de defensa que tienen en juicios por la falta de medios; la exclusión mucho mayor de juicios por jurado; la excepción de juicios criminales (sólo entre el 3-5% van a juicio); o la duración de las sentencias (un 10% mas largas).
También es un problema la cultura de violencia y el fácil acceso a las armas. Los defensores del acceso a las armas se acogen a una interpretación literal (y cuestionable) de la segunda enmienda de la Constitución. Con un 5% de la población mundial, EEUU es el país en el que los civiles tienen entre el 35-50% de las armas propiedad de civiles (¡tienen 270 millones de armas!). Es el país número uno en armas de fuego per cápita; y no hay prácticamente limitaciones a la posesión de armas semiautomáticas, militares y de asalto. No puede sorprender que también sea el país donde más personas mueran por armas de fuego: entre 2001 y 2013 406.496 personas han muerto por armas de fuego, y el país ha sufrido 51 masacres desde 1997. Si no se controla el acceso a las armas es muy dudoso que esto pueda cambiar.
Por último, es un gravísimo problema de racismo que tiene raíces históricas en el pecado original de la esclavitud que sigue marcando la historia de EEUU. Uno de los libros más influentes que se ha publicado últimamente sobre el problema del racismo ha sido Between the World and Me de Tai-Neishi Coates. Coates escribe el libro como una carta a su hijo en reacción a la muerte de Trayvon Martin. En este libro, de imprescindible lectura para entender el problema del racismo en EEUU, Coates resume la terrible y dolorosa historia de la subyugación de la población afroamericana en EEUU, y presenta la violencia contra el colectivo como el resultado de un modelo sistematizado y organizado para asaltarles y atacarles, una estructura que incluye entre sus pilares la esclavitud, la encarcelación masiva, y la brutalidad policial.
Sin embargo la gran complejidad de estos problemas no es óbice para la urgencia en tratar de resolverlos. Tenemos que dejar de pensar que estos eventos son excepcionales y admitir que tenemos un gravísimo problema en nuestras manos y que hay que resolver cuanto antes. Todas las vidas son igualmente valiosas, con independencia del color de la piel. Nadie merece vivir en el miedo, ni los policías que hacen frecuentemente una labor heroica para protegernos, ni los ciudadanos con independencia de su raza.
Ya no es la hora de los sermones, ni de la indignación pasiva que no resuelve nada. Este es un problema colectivo que nos afecta a todos en EE UU, y todos tenemos una responsabilidad en solucionarlo. Si de verdad queremos que “esto no sea América” tenemos que asumir al responsabilidad decidida de atacar de raíz estos problemas. Sólo así puede ser EE UU la “luz en la colina” que tanto ansiaban los fundadores del país.
Sebastián Royo es vicerrector de la Universidad de Suffolk en Boston (EE UU).

Padre, madre, pásalo







La vida del padre y la madre modernos es eso que pasa entre cumpleaños infantil al que acuden con sus hijos y cumpleaños infantil al que acuden con sus hijos. Es tal la densidad de conmemoraciones y vida social de los niños de hoy en día que he llegado a dudar si no habrá más cumpleaños infantiles que niños. Hablamos de galas complejas, coordinadas entre padres, con invitaciones y programas de festejos. Estamos a un paso de que los cumpleaños de críos se organicen como los festivales de música: al llegar al evento te ponen una pulsera y hay varios escenarios para que elijas qué quiere hacer tu niño.
El otro día estaba en un cumpleaños infantil (mi vida es de casa al trabajo y del trabajo a la celebración niñera de turno) y una madre dijo una frase que me marcó: «Mi hija hace tantas cosas, estoy tan de taxista todo el día, que casi te diría que descanso cuando voy a trabajar». Entonces pronuncié en alto una frase por la que recibí un asentimiento unánime: «Alguien tiene que parar esto». Sí, alguien tiene que hacerlo. Y ya que PAPEL me brinda esta tribuna para expresarme, me erigiré en portavoz no elegido de padres y madres de España.
Propongo crear una ONU de progenitores con sede en un chiquipark de las afueras y firmar un gran Tratado de No Proliferación de Cumpleaños Infantiles. Empezaríamos por España, porque no sé si esta gravísima problemática se da en otros países, pero si hay que extender el modelo, se extiende. O quizá sea necesario un chiqui 15-M, con los padres yendo a las plazas de sus barrios, reuniéndonos en asambleas y plantando huertos urbanos. Creo que es un esfuerzo que debemos hacer entre todos para limitar esas vidas sociales excesivas de nuestros hijos. Estamos criando pequeños Paris Hilton y lo vamos a acabar pagando.
Me caracterizo por asesinar toda nostalgia y arrasar cualquier argumento tipocualquier tiempo pasado fue mejor, pero, maldita sea, no recuerdo ser un niño con una vida social que implicara tanto a mi madre. De hecho, la mujer trabajaba mucho y dudo a) que conociera demasiado a los padres de mis compañeros de clase (de hecho, yo tampoco los trataba mucho más allá de verlos dos minutos al entrar y salir del cole) y b) que me llevara jamás al cumpleaños de otro niño, y mucho menos que se pasara allí la tarde. Yo, de niño, hacía muchas actividades que luego me han servido para poco, pero no era esta fiesta constante de los críos de hoy. Tenemos que racionalizar los festejos antes de que sea demasiado tarde y nuestros vástagos acaben siendo unos yonquis de la fiesta.
Se puede salir del chiquipark. Hay vida al margen de la piñata. Si queremos, podemos celebrar menos cosas con nuestros hijos. Pásalo.

El opio del pueblo




Compartir
0
Ya lo he escrito aquí en alguna ocasión: en principio, no tengo nada en contra del fútbol entendido como juego. Me interesa poco, la verdad, pero cuando hay algún partido importante, me apunto encantada a verlo con los amigos, aunque lo hago más por la fiesta en sí que por el propio partido. En cualquier caso, me parece bien que a la gente le guste y lo siga con pasión, por más que yo no la comparta. Pero los excesos del fútbol me irritan enormemente.
EL COLMO HA SIDO LA COPA DE EUROPA Y LA EXPLOSIÓN DE VIOLENCIA MÁS O MENOS TOLERADA
Por excesos me refiero a todos esos fenómenos que no hacen más que multiplicarse y crecer, como hongos bien nutridos por una sociedad –la europea en su conjunto– que parece haber decidido que el fútbol es una especie de sustituto de las guerras que ya no vivimos, un territorio en el que las leyes comunes quedan suspendidas porque se rige por sus propios códigos al margen de la ética.
Lo vemos constantemente: clubs de fútbol –al menos, en España– que no cumplen con sus obligaciones tributarias y a los que ni Hacienda ni la Seguridad Social reclaman lo que deben. Directivos mafiosos –nacionales e internacionales– que compran voluntades políticas sin que nadie se queje. Jugadores sentenciados por maltrato o enredados en sucias tramas de prostitución forzada a los que sus compañeros y aficiones siguen apoyando.
Pero el colmo ha sido el reciente espectáculo de la Copa de Europa (que aún no ha terminado cuando escribo este artículo), la explosión de violencia más o menos tolerada que ha dejado por toda Francia víctimas inocentes y locales y calles arrasados. Resulta incomprensible que las autoridades francesas y la propia UEFA no previesen lo que iba a ocurrir. Y más incomprensible aún que la durísima policía de ese país –que no se ha andado precisamente con tonterías en las recientes manifestaciones contra la reforma laboral– haya actuado con una delicadeza inaudita frente a los vándalos.
Tan incomprensible, que no me lo creo. Detrás de esa permisividad, además de muchísimo dinero, hay sin duda un buen puñado de cínicas razones, las mismas que movían a los emperadores romanos a autorizar toda clase de atrocidades en los circos. Si Marx viviese ahora, probablemente diría que el opio del pueblo no es la religión, sino el fútbol. Entre tanto, mientras haya goles, todos tan contentos.

 

Veo, veo

A lo tonto, a lo tonto, quién iba a pensarlo, se acaba la campaña. La electoral, digo, porque la de rebajas generalizadas no empieza hasta que Amancio Ortega levanta el pulgar y decreta la liquidación de sus pingos. Total, a lo que iba: o suelto algo ahora sobre la actual coyuntura política, o paso a la irrelevancia como líder de opinión de masas. A ver, lejos de mí toda tentación de dármelas de observadora ni de analista ni de augur de nada, para eso doctores tiene el periódico, las Facultades de Políticas y las casas de apuestas, perdón, encuestas demoscópicas. Dicho esto, una tiene ojos en la cara y, en ocasiones, ve cosas, aunque sea borrosas. He aquí algunas de las que he visto esta semana.
Vi a chicos y chicas llorar a lágrima viva por faltarles una décima y no poder estudiar lo que les piden las tripas. Vi a hijos de su padre y de su madre cambiarse de universidad privada después de tres años a 20.000 euros el curso porque no les gusta la carrera. Vi restaurantes de a 100 pavos la cena, vino aparte, con lista de espera hasta para coger sitio en la barra. Vi a señores y señoras como mis vecinos haciendo cola a la puerta de una iglesia por una fiambrera de patatas con patatas. Vi a filólogos clásicos sirviendo bodas a seis euros la hora y vi a un ¿influencer? de nombre Pelayo sacar unos vasos con su firma y a fotógrafos aguardando turno para inmortalizar el prodigio. Vi mucha gloria y mucha miseria y mucho talento y mucha tontería. Vi, sobre todo, una sociedad diversa, dividida, profundamente desigual, y no precisamente por vestirse de la marca esa de los colorinchis y la vida chula. Y entre unas cosas y otras, vi, hasta en la sopa, a cuatro presuntos hombres de Estado haciendo el pino puente si es preciso para pedirnos el voto, quizá aburriditos ellos mismos de escuchar sus soliloquios. Pues bien, esto es lo que hay ahí fuera, líderes carismáticos. Y digo yo que tendréis que poneros a ello.

 

------
DAVID GISTAU

Memoria del Sangrador

llave






Los peleadores eligen apodos intimidatorios, que sugieren cierta capacidad de hacer daño al prójimo. El Asesino. El Sacamantecas. El Quebrantahuesos. He aquí apodos que declaran la guerra psicológica al rival y anuncian una furia destructiva que va a subir al ring. Otros apodos aluden a virtudes menos brutales y más sutiles, como la supuesta listeza del Lince, rico en ardides, igual que el Odiseo de Homero. En cualquier caso, ningún boxeador se impone un apodo que potencie un defecto en lugar de una virtud o que lo convierta en objeto de mofa ante los demás. Imagínense subir al ring siendo, qué sé yo, el Asfixiado, o el Media hostia. Tan humillante como ser rey y pasar a la historia como el Pasmado.
Por la honestidad de su apodo, siempre tuve especial predilección por un boxeador llamado Chuck Wepner, alias el Sangrador de Bayonne. Ustedes pensarán que el de Sangrador es un buen apodo porque seguramente creerán que se refiere a una habilidad de este púgil en concreto para hacer sangrar a sus rivales. Como Dexter con una cuchilla en la mano. Pero no: Chuck Wepner fue el Sangrador por lo mucho que sangraba él cuando le abrían las cejas durante los numerosos K. O. que sufrió, hasta el punto de que sólo en esa parte del rostro llegó a sumar 329 puntos de sutura. Dan para ganar varios años en Eurovisión. Casi octogenario,Chuck Wepner aún despacha hoy en el mostrador de una licorería, y no siempre saben sus clientes que detrás de ese rostro remendado, granítico, se esconde una de las historias más hermosas del boxeo. Tanto que Silvester Stallone se la robó a Chuck para crear su personaje de Rocky: anduvieron en pleitos durante años por ese motivo después de los Oscar obtenidos por la historia del «hijo predilecto de Filadelfia», quien, por cierto, Stallone quiso que sangrara espectacularmente por las cejas, hasta el punto de pelear cegado.
Lo traigo hoy a colación porque el Sangrador fue uno de los rivales de Mohamed Alí de los que nadie se ha acordado a la hora de la muerte del Más Grande. Todos hemos rememorado los combates gloriosos contra Frazier en Nueva York y Manila y contra Foreman en Zaire. Pero tal vez no convenía acordarse del Sangrador, un tosco bloque de cemento humano con un bigotito como de policía que languidecía como peleador de club barrial, igual que Rocky, hasta que por causa de los trapicheos de promotores como Don King le cayó en suerte la insólita oportunidad de pelear contra Mohamed Alí justo cuando éste volvía de proclamarse campeón del mundo en Zaire. Si Alí despreciaba a sus iguales, ya pueden imaginar el desdén con el que subió a medirse con el pobre Sangrador para despacharlo sin romper a sudar siquiera. Ésa era su intención. Un día en la oficina, cuatro guantás y a esperar rivales dignos. Pero Alí, ni nadie en realidad, podía imaginar que Chuck Wepner atraería toda la épica sobre sí al ofrecer una de las mayores demostraciones históricas de tesón y capacidad de sufrimiento. Todo, mientras el rostro se le empapaba de sangre, a lo Rocky. En las imágenes de la pelea es posible ver el estupor de Alí ante la resistencia del Sangrador, ante su negativa a irse al suelo pese al castigo recibido. El estupor se convierte en terror cuando, mediado el combate, el Sangrador se saca del alma un golpe inesperado que tira a la lona al más hermoso y mitológico de los campeones. Durante su tiempo de plenitud, a Alí, si no recuerdo mal, lo derribaron sólo tres veces. Henry Cooper en Wembley. Joe Frazier en el Madison Square Garden. Y el puñetero Sangrador, que ahí lo tienen, despachando licores con unas cejas más cosidas que las de Frankenstein.
Pagó cara la osadía. Alí se vengó empleándose a fondo con un rival corajudo, pero muy por debajo de su nivel. Chuck Wepner recibió una paliza que ni quisiera Chuck Wepner podía resistir en pie. Pero, por primera vez, Alí salió del ring habiendo perdido lo que siempre ganaba: el relato, la fotogenia moral. Por supuesto, al Sangrador no lo invitaron a su funeral.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

O reloxo do Xuízo Final

10.07.2016 
A- A+

SON tempos difíciles tanto para os habitantes como para todo o planeta Terra, pois semella como se nesta lendaria circunstancia o científico Reloxo do Xuízo Final (Doomsday Clock) estivese xa moi cerca de marcar a derradeira media noite. Dende que a xunta directiva do Bulletin of the Atomics Scientists, unha revista de un grupo de investigadores da Universidade de Chicago, creara a mediados do século XX unha representación gráfica do cerca que estaba a humanidade do seu auto exterminio, e deuno en chamar Reloxo do Xuízo Final, pasaron cerca de 70 anos. Marcaba daquela as 23:43, e dende entón este heraldo da Apocalipse, que alerta do perigo nuclear, climático, científico e tecnolóxico, ten estado en diversos momentos, sempre cerca das doce da noite, a fin de manter a tensión e avisar aos gobernos globais das brutais doenzas crónicas que os teñen ao bordo da morte.
As guerras infinitas, os incompetentes ao cargo dos gobernos e a falla de líderes mundiais, as bombas termo nucleares que se amorean nos silos e que poden ser detonadas sen control, a desaparición de plutonio da antiga URRSS, as novas armas de destrución masiva, a reactivación de enfermidades xa erradicadas, os brotes indiscriminados de évola, a expansión do zyka ou o dengue, as múltiples pragas agrogandeiras, o cambio climático imparable, o aumento das temperaturas e do nivel do mar, o desxeo dos casquetes polares, as tempadas de chuvias infinitas e os nosos trens de borrascas, a inversión da pirámide demográfica e o crecemento desordenado da poboación, o abuso e o descontrol no uso da tecnoloxía ou o terrorismo salvaxe, todos son síntomas dunha decadencia que nos está a abocar ao fin ou polo menos ao fin do mundo tal e como o coñecemos. Cara ao ano 2016 o reloxo marcou as 23:57. Quedaban apenas uns minutos para o Harmaguedón.
Xa no ano 2012 Stephen Hawkings dicía que non sobreviviriamos mil anos sen deixar o planeta terra, e que a supervivencia da humanidade sempre fora unha cuestión de sorte. Segundo o brillante físico " a frecuencia de tales ocasións aumentará no futuro e necesitaremos ter moito coidado e mellor criterio para superalas con éxito". De feito, o controvertido xenio ínstanos a mirar ao noso futuro nas estrelas.
Así que, xa que logo, só temos mil anos para converter a Terra nun páramo inhabitábel quizais sexa hora de formular as preguntas básicas que todos deberiamos facérmonos: ¿por que se están a gastar milleiros de millóns en supostas colonias na Lúa e en viaxes ao planeta Marte ou Xúpiter, se cos mesmos cartos poderiamos parar o cambio climático, desterrar as fames do mundo, facer desaparecer as guerras e contribuír ao benestar da humanidade? E, se cadra, aínda quedarían cartos para facerlle fronte á posibilidade de que unha supernova ou un asteroide nos borraran a todos da face do Universo. Entrementres, o reloxo do Xuízo Final, ou da Fin do Mundo, está cada vez máis cerca da media noite.